Black Friday

Puede parecer una paradoja, pero el Primer “Black Friday” de la historia tiene poco que ver con la acepción que de este término tenemos hoy en día. Aunque a ambos, les une un nexo común: La frenética necesidad de compra desmedida.

Fue un 24 de septiembre de 1869 cuando los “iluminados de barbacoa” Estadounidenses, James Fisk y Jay Gould aprovecharon sus contactos en las altas esferas de la política para manipular el mercado del oro y sacarse algunas “perrillas” extra por el camino.

Eran tiempos en los que el Tesoro americano tenía una cierta capacidad de controlar el mercado del oro. Mantenía unas reservas las cuales restringía o ponía en circulación en función de la evolución de los precios y de lo que interesara en ese momento.

Por aquella época los señores fisk y Gould tomaron posiciones llegando a controlar casi la mitad de todo el oro en circulación.

-“Si yo mantengo todos los activos en mi poder la oferta es menor, con lo que inevitablemente, el precio subirá y me hará aún más rico”. Esta era la idea fundamental de nuestros amigos.

Esta estrategia que “analizaremos en simplicidad” en post posteriores se ha repetido de diferentes maneras a lo largo de la historia y posee un calificativo muy glamuroso que merece la pena de aprender y usar en nuestros eventos sociales: “corner” o arrinconar al mercado, o en lenguaje de barbacoa “To pa mí”.

Este “To pa mi” planteaba solo un problema: dado que el Tesoro tenia oro, como a este se le ocurriera movilizar sus reservas aumentando la oferta, el precio se desplomaría y todo el negocio se iría al garete. Pero bueno…ante problemas complejos, soluciones contundentes. Aprovechando la amistad que el señor Gould  tenía con el cuñado del mismísimo presidente Grant, nuestros iluminados  gratificaron al “cuñadísimo” con oro ( que menos),  para que influyera sobre el presidente y el tesoro no interviniera en el mercado jorobándole el negocio. Y no solo gratificó al cuñado, sino también a su señora y a la señora del presidente. ¡Oro para todos!!

Pero la corruptela no acabó ahí. El secretario del tesoro de Grant, y dado que todo quisqui menos él se estaba forrando, accedió a pasar a Gould el chivatazo (por una módica comisión) del momento en  el que el Tesoro podría empezar a liberar oro. El resultado no se hizo esperar; dos días antes (el miércoles), ante la inminente caía del precio, Gould comenzó a vender toda su cartera del preciado metal, llegando a variar en 30 dolares la onza a la baja el fatídico día.

¿Que como acabó?: Inversores arruinados, quiebras de empresas y resultados nada positivos para todos… bueno excepto para nuestros “iluminados” inversores que, evitando la cárcel, lograron sacar un buen pellizco en su “Black Friday particular.

3-black-friday-1869-granger

Recreación de un diario de la época del fatídico 24 de septiembre en la bolsa.

Continuamos con el Black Friday actual: ¿tiene alguna relación el Black Friday de hoy en día con el “clásico” futbolero? Pues sí, y mucho. El equivalente Madrid – Barcelona de futbol en USA es el llamado “Army-Navy. Cada último sábado del mes de noviembre, la escuela Naval y de la Armada se enfrentaban en un partido de futbol americano con rivalidad extrema, el cual por cercanía a ambas academias se celebraba en Filadelfia.

El evento tenía una repercusión similar a la que ahora tendría nuestro “clásico”. Con lo que el viernes anterior al partido las calles de Filadelfia literalmente se colapsaban de gente, multiplicando por 10 los atascos, incidentes y delitos. Ante esta tesitura y sobre todo los dolores de cabeza que provocaban a las autoridades, fue la propia policía de Filadelfia la que paso a denominar a este día como “Viernes Negro”.

Articulo del NY Times donde se califica como "Black Friday" el viernes previo al Army-Navy.

Noticia del NY Times donde se califica como «Black Friday» el viernes antes del Army-Navy.

.

Ante tal avalancha de gente en las calles, imaginad quienes eran los mas beneficiados. Exacto, los comerciantes que hacían de ese «viernes negro», su día de mayor ventas en el año. Con el tiempo, esta faceta supero en importancia a la propia del partido, quedando institucionalizado el «black friday» como el día de las ventas y ofertas masivas que conocemos hoy.

Para acabar y volviendo a nuestros queridos mercados financieros vamos con el último “Black Friday” que tuvimos la “fortuna” de sufrir (si, suena a masoquismo).

Este se produjo con el referéndum de salida del Reino Unido de la Comunidad Europea el pasado 23 de junio (Jueves). En ese viernes negro y tras el resultado del, para nada esperado, escrutinio favorable a la salida de  la Unión Europea, el “piñazo” fue de libro:

La libra llegó a perder más de un 10% respecto al dólar, la bolsa española perdió un 12,35% siendo la mayor caída en un día de toda su historia, afectando con especial violencia a la Banca (con caídas medias del 20%) y a aquellas empresas con intereses en el Reino Unido (IAG perdió un 26%).

Algún día hablaremos de las “sobre reacciones apocalípticas” de esos entes impersonales conocidos como mercados, pero como curiosidad, a día de hoy la bolsa ha recuperado los niveles previos al “fin del mundo” que suponía el Brexit… En una variante a la famosa canción de Serrat “Todo pasa y “nada” queda”…

Feliz “Viernes Negro”