Ibex 35.jpeg

Si hay algo a lo que el auténtico “iluminado de barbacoa” siempre recurre como fuente de postureo, es al uso de los índices bursátiles. Y es que son geniales las continuas consultas a sus smartphones para ver “cómo va el IBEX”, como “ha cerrado el NASDAQ” y ya, con un summum de familiaridad y supremacía inversora el clásico: “disculpad voy a ver cómo está el mercado”.

Pues bien, nuestros queridos iluminados están este fin de semana de celebración. El índice de la bolsa española, el IBEX 35 cumplió ayer 25 añazos.  Así que, desde este humilde blog, no podíamos ser menos y darle el homenaje que merece.

Para los iniciados comentar que el IBEX 35 es el índice que recoge la evolución de los 35 valores con mayor capitalización (más grandes) de la bolsa española. Fuera de disertaciones en cuanto a su cálculo, que nos importa un pimiento para nuestro objetivo de desmontar a los “genios e iluminados” de las finanzas, un número índice no es más que un indicador que nace con un determinado valor, el cual sube o baja, conforme lo vayan haciendo los valores que lo componen. Así de simple y complejo a la vez.

Normalmente se tiende a pensar que seguir el “IBEX” (eliminad el uso del número os dará un “plus” de sabiduría y familiaridad, como si vosotros mismos fuerais fundadores de la bolsa de Madrid), es seguir al mercado, y en este punto hay algunas curiosidades reseñables:

En primer lugar, dentro del índice no todos los valores pesan igual. Esto tiene toda su lógica, ya que no es lo mismo, por ejemplo, Telefónica que Mediaset. Ambas compañías computan en él, pero ni tienen el mismo tamaño ni negocian el mismo volumen de acciones. Y es que, casi el 62 % de toda la variación del IBEX 35 recae sobre tan solo 6 valores. La totalidad del IBEX cubre casi el 90% del volumen de todo el mercado, con lo que, qué duda cabe que representativo es.

Curiosamente, el índice mundialmente más conocido, usado y seguido, el de la bolsa de Nueva York, el “DOW JONES” (Dow , para los amigos), es el peor construido. En él, todos los valores que lo componen tienen el mismo peso, independientemente de su volumen. Para que nos entendamos, construir este índice así, es como decir que un golpe que me dé mi sobrino me hace el mismo daño que si Mike Tyson me lanza un directo de derecha en la Jeta: “Ambos son puñetazos”.

Demostrado ya que nuestro índice mola más que el americano, cada 6 meses un grupo de sabios se reúnen y revisan los valores que contiene. Se determina si algún valor es candidato a entrar y quien puede salir. Como hemos dicho, capitalización y volumen de negociación de las acciones son los factores decisivos. El entrar o no en el Ibex, realmente no afecta al valor, sin embargo y dada la difusión que este tiene, normalmente las bolsas dan la bienvenida con subidas a aquellos valores que se incorporan al selecto club y con bajadas a los que lo abandonan.

El pertenecer al Ibex 35 mola. Sin embargo, decir que los “mejores” valores entran en el índice es una presunción que es fácilmente desmontable si analizamos algunas empresas “estrella” que acabaron “estrelladas”. El mejor referente de esta casuística lo aporta Terra Networks. Como ya sabemos, la acción se emite en 1999 a 11,81 euros y se erige como adalid del futuro, símbolo del crecimiento y del cambio de paradigma tecnológico, pero sobre todo del pelotazo y de la pugna entre cuñados para ver quién es más imbécil. Con estos precedentes la empresa no tarda mucho en entrar en la parte alta del “Club de la elite” Ibex 35 en enero de 2000. Alcanza casi los 158 euros un mes después.

En 2005, la acción era excluida de cotización a un mísero precio de 3,25 euros por acción.

Endesa ha salido y vuelto a entrar en el índice 2 veces. Banesto lo ha hecho en tres ocasiones y mantiene el record del mayor número de veces que una empresa ha salido del índice. Banesto en 2012 fue absorbido por el Banco de Santander.

Desde su creación, tan solo 11 de las 35 empresas que inauguraron este elitista club, aún pertenecen a él. La mayoría de compañías, o se han fusionado, o se han extinguido o se encuentran fuera.

Y es que, durante 25 años, nuestro IBEX 35 nos ha dado sonrisas y muchas lágrimas. La mayor caída de la historia en un solo día se produjo hace muy poquito tiempo. El 24 de junio del 2016, y tras conocerse el resultado del referéndum de salida de la Unión Europea del Reino Unido, el Ibex se “dejo” un 12,35%. La mayor subida fue de un 14,43% en mayo del 2010.

Por último, y para aquellos que hoy dicen que la bolsa está “muy cara”, decir que, en noviembre de 2007 el indicador rozó los 16.000 puntos. Luego desde los 9.511 que cerró el pasado viernes, aún tiene recorrido… y esperamos que así sea por otros 25 años más.

Muchas Felicidades IBEX 35!!