portada venezuela

Hace cosa de una semana, en una tarde lluviosa, se nos ocurrió a la familia desempolvar el viejo monopoly y tener nuestro pequeño momento “multimillonario”, aunque fuera por un ratillo y con dinero imaginario.

Como buen “gurú” de las finanzas, y tras tres estancias en la cárcel, no tarde en encontrarme en una situación de ruina absoluta. Tras un traspiés con los dados no me quedaba más remedio que hacer un pago de 10.000, cuando en mis arcas apenas tenía 1.200.

La situación estaba más allá de lo que podríamos denominar como “chunga”. Mientras me rascaba los bolsillos en busca de pecunia, mi sobrino, crack de las finanzas, me pasa “bajo cuerda” uno de mis billetes (el de 1.000), al que había pintado un cero con bolígrafo.

Con un “ala tito, ya tienes pa pagar”, dio el tema por zanjado.

La acción de mi sobrino, (aparte de creativa y graciosa), como solución económica suena un tanto descabellada. ¿O no?

¿Imagináis que pasaría si, de un plumazo, nuestros billetes de 20 valieran 200, o los de 50, 5.000?  Seria guay qué duda cabe.

Pues bien, a la misma conclusión que mi sobrino ha debido llegar el Señor Maduro, presidente de Venezuela. Venezuela posee en la actualidad una tasa de inflación superior al 500% anual. Es decir, que mientras que leemos este post los precios suben vertiginosamente en el país, empobreciendo a sus ciudadanos.

La falta de divisas como consecuencia de la caída de los precios del petróleo, ha provocado que el gobierno compense este déficit a través de la emisión de nueva moneda (lo que se llama comúnmente “darle a la maquinilla”) estableciendo un tipo de cambio fijo entre el bolívar y el dólar americano de 668 bolívares por dólar.

Ok tengo mis bolívares y quiero cambiarlos… ¿Dónde voy? Existe el tipo cambio, pero no donde cambiarlos. Con lo que en estos casos y como suele ser habitual, el mercado negro cubre este déficit de servicio en lugar del estado. Pero claro…a un tipo de cambio diferente. Concretamente son más de 4.000, los bolívares que tendremos que pagar para obtener 1 dólar americano.  (2.000 hace tan solo unas semanas)

Apliquemos la lógica… si mi moneda pierde valor a diario, me interesa pagar “Lo que sea” por cambiarlas a dólares y proteger así mis ahorrillos. Y dado que los dólares son muy limitados, todo parece indicar que la pérdida de valor de Bolívar se va a prolongar en el tiempo. Arruinando aún más al pueblo venezolano, cuyo dinero vale cada vez menos.

Por otra parte, dado que existe una escasez de productos, estos se encarecen. Con lo cual, con la misma cantidad de moneda, puedo comprar menos de producto. El resultado es: el dinero vale cada vez menos.

Como el Banco Central está resolviendo el “problema” a martillazos, es decir imprimiendo papel moneda, el problema lejos de aliviarse, se empeora. Ya sabemos que a mayor cantidad de algo… su precio baja. Resultado: ¡bingo!  el dinero cada vez vale menos.

Esta pérdida de valor de los billetes venezolanos y el darle a la maquinilla, está empezando a plantear serios problemas logísticos: Desde pagar cualquier bien básico con bolsas llenas de billetes, hasta encontrar en las calles de Caracas billetes tirados en el suelo.

Ante esto, y como mi sobrino, el gobierno ha decidido “cortar por lo sano” y emitir billetes de valores hasta 20.000 bolívares (hasta ahora el de mayor valor era de 100). Medida que a corto plazo facilitará los pagos. pero ¿qué ocurrirá a medio?

Esta opción no deja de ser otra forma de “darle a la maquinilla” del dinero. Pero en lugar de más papeles… más ceros. Y los efectos serán los mismos. Más devaluación y más inflación. Por consiguiente, y si las cosas continúan así, (esperemos que no), no tardaremos mucho en encontrar billetes de 500.000 o de 1 millón de bolívares. Y tasas de inflación superiores al 1.000%.

Como economistas de barbacoa nunca entraremos en discusiones políticas. Esto no es una cuestión ideológica, sino económica. Me parece increíble como estos” Iluminados” no son capaces de ver las consecuencias de sus acciones, sobre todo con los nefastos resultados que estas medidas han tenido en otros muchos países a lo largo de la historia.

En 2008 Zimbabue llegó a emitir el billete de 100 Billones (Con B.) de dólares zimbabuenses. Era muy habitual en los baños públicos de este país el colocar advertencias que no se lanzarán ni cartón, ni tela, ni billetes a los inodoros. Textualmente, era más caro comprar papel higiénico que asearse «dicha» parte con billetes zimbabuenses.

vater zimbabue

En 2009 el gobierno decidió “eliminar” su moneda ya que esta carecía de todo valor. Un paseo por la Wikipedia nos muestra que la moneda oficial de Zimbabue es (Son): Dólar estadounidense, Euro, Pula, Libra esterlina, Renminbi, Rupia india, Rand sudafricano. Todas menos la suya.

dolar zimbabue

Billete de 100 billones de dolares zimbabuenses

Es cierto que Venezuela no es Zimbabue y que este último no tiene sus reservas de petróleo. Pero lo realmente trascendente de este hecho, radica en que como es posible, viendo los efectos tan destructivos que estas medidas tienen sobre una economía, que mandatarios políticos continúen aplicándolas como la respuesta de su “iluminación” a un problema endémico, como es el venezolano.

De todas formas, y por si realmente es la solución, tendré preparado el rotulador.