viajar a USA

Y no, no es por la aparente inquina que el señor Trump tiene a los latinos, ni por la construcción de muros entorno a la frontera americana. En este caso, la mayor dificultad para comprar cremas y geles en     Victoria´s Secret  y hacer cola en el Sandys de la quinta avenida para comernos una hamburguesa,  se va a producir por el encarecimiento de los precios de “todos” los productos americanos.

Esto pasa por que la divisa americana se “aprecia”. Para los profanos, que una divisa se “aprecie” se traduce en que a la hora de cambiar nuestros euros a dólares, nos van a dar menos dólares por los mismos euros.

La última vez que estuve en Estados Unidos, por cada euro que cambié me dieron 1,42 dólares. Es decir, cambiando 500 eurillos para gastos me embolsaba 710 dólares. Con el tipo de cambio actual, el número de billetes verdes que obtendría hoy seria de 525 .  Lo bueno de esto es que en los próximos meses no tendremos que hacer muchos cálculos mentales ya que, según los analistas, el tipo de cambio llegará a la paridad, (1 dólar por 1 euro), en relativamente poco tiempo.

Con esta tesitura, quizá  sería mucho más acertado decir que él dólar se “desprecia”, ya que para los europeos viajeros no hay mucho “aprecio” en su “apreciación”.  Cosas del lenguaje.

El mercado de divisas no es muy diferente al de las naranjas o a la gamba de garrucha, por mucho que algunos iluminados se empeñen en usar unas terminologías y gráficos para que, sencillamente, el resto de humanos no entendamos un carajo.

El funcionamiento es simple. A mayor demanda de Gamba por navidad: su precio sube. Si el mal tiempo ha provocado a nuestros amigos pescadores que su recogida haya sido peor, hay menos gambas y por lo tanto, más caras. Luego más demanda y/o menos oferta, hacen mas caro el producto.

Cambiando “gambas”por “dólares” ya tenemos nuestra ecuación completa.

Analizar el por qué Donald Trump nos va a hacer más difícil visitar su país, es tan simple ( y a la vez tan complejo) como analizar sus políticas y el efecto que van a tener estas en la demanda de gambas.. uy perdón.. dólares.

El señor Trump ha anunciado una agresiva reducción de impuestos. Si el estado recauda menos, la gente tendrá más pasta para gastar, esto a corto plazo (tiene sus inconvenientes), acelerará el crecimiento en USA y aumentarán los precios. Ante esto la FED (el Banco Central americano), tendrá, como ya está haciendo, que subir los tipos de interés, para controlar la inflación.

Cuando a mi abuelo le vencían los dos millones de pesetas que tenía en el Banco, se pegaba sus paseíllos visitando a todas las entidades financieras de mi pueblo..¿ con que objetivo?, el de “depositar” sus dos “kilillos” en aquella entidad que le diera, con él decía, “ más réditos”.

Con el dólar pasa igual. Si la FED sube los tipos de interés, habrá un trasiego de pasta hacia USA buscando “réditos”. Evidentemente para invertir y comprar activos en USA hacen falta dólares. Con lo que aumentará la demanda del billete verde, haciéndolo, como las gambas en navidad, más caro.

Otras de sus medidas anunciadas es la de un aumento del gasto público para industrias, como él dice.. “estratégicas”. Incrementar el gasto público es genial. Aporta crecimiento económico, mejora infraestructuras y servicios etc… solo tiene un pequeño problema. Que hay que pagarlo y por lo tanto, se endeuda el país. Y ya sabemos… a más deudas, más riesgo.

Probablemente si vosotros como banqueros tuvieseis que conceder un préstamo, las condiciones no serian las mismas para mí que para el dueño de Mercadona ¿por qué? si a mí me hace mas falta!! Por mi nefasta situación económica y de deudas es más probable que yo no os pague. Luego es normal, que a la hora de exigir los intereses, mi tipo para concederme el préstamo fuera más alto.

Con la economía americana pasará igual. A mayor niveles de gasto y deuda pública, los inversores exigirán más rentabilidades, ya que como en mi caso, hay un mayor riesgo. Curiosamente, los inversores encontrarán más atractivo invertir en USA que en Alemania, ya que la primera paga más. Aumentando la demanda de dólares y haciéndolo por tanto más caro.

El desprecio que el señor Trump tiene sobre las fórmulas energéticas renovables se ha dejado entrever a lo largo de toda su campaña. Su apoyo incondicional al petróleo y combustibles fósiles, junto con la recuperación económica de USA, va a provocar aumentos en los precios del petróleo. Y ¿ sabemos en qué moneda se paga el llamado oro negro?. Exacto, en dólares. Luego a mayor precio del barril, más dólares tengo que usar, y por lo tanto más he de pedir. Más demanda… ¡ exacto, sube su precio!!!.

Así que, si nuestra economía nos lo permite, los Estados Unidos puede ser un buen destino para hacer comprillas estas navidades. ¡Antes de que se ponga más caro!!